Acceso directo al contenido

El ADN

El ADN es el código de la vida, es el responsable del parecido entre padres e hijos, y de que exista un molde común para cada especie. Contiene toda la información genética, las instrucciones de diseño de todos y cada uno de nosotros y del resto de seres vivos, desde la bacteria más simple hasta el organismo más complejo.

El ADN o ácido desoxirribonucleico

Es la molécula que contiene las instrucciones y es el responsables de su transmisión hereditaria.



La mayor parte del ADN está en el núcleo de las células. Cada célula de nuestro cuerpo almacena una copia de esta información. Cada molécula de ADN se compone de dos cadenas de nucleótidos que se cruzan entre sí en forma de doble hélice. Es esa imagen tan característica que nos viene a la mente cuando se habla del ADN.



Los nucleótidos son, en realidad, unas moléculas más pequeñas, y hay de cuatro tipos: adenina (A), timina (T), citosina (C) y guanina (G). Los cuatro se combinan para formar el código genético.


Las células al dividirse organizan su material genético en estructuras llamadas cromosomas, en ellos se agrupan unos pequeños filamentos llamados genes. La nueva copia debería ser idéntica. Pero no lo es. Lo habitual es que en el proceso se cometan fallos. Entonces, hablamos de mutaciones. Todos tenemos algunas mutaciones en nuestros genes y es en gran parte lo que nos hace diferentes. Las mutaciones a veces aportan una ventaja sobre el resto de individuos y contribuyen a la evolución de la especie y en ocasiones en cambio, pueden provocar enfermedades o otras consecuencias. Las mutaciones en su mayoría, no son negativas. 



Las células humanas contienen dos juegos de cromosomas, un sistema heredado de la madre y del padre. El óvulo de la madre contiene la mitad de los 46 (23) y el esperma del padre lleva la otra mitad 23 de 46 cromosomas. Juntos, el bebé tiene todos los 46 cromosomas. 
Un gen es un segmento corto de ADN, constituye una unidad de transmisión hereditaria, que determinará el desarrollo de un ser, la aparición o no de un carácter, o de una enfermedad, si es de origen genético.



La genética ( estudio de los genes y su herencia ) y la genómica ( los genes, sus interacciones y también la influencia del ambiente) son importantes pues en nuestro organismo el genoma es el mismo en todas las células del cuerpo. Son las células, de la piel, el cerebro o el corazón, las que son distintas, pero es precisamente el genoma, el que explica esta distinción. Cada gen contiene información para la producción de una proteína única la cual realizará una función especializada en la célula. 
Alrededor de 20.000 genes en la célula guían el crecimiento, desarrollo y salud de los animales o humanos. El genoma, conjunto de genes de un ser humano, ES ÚNICO, a excepción de gemelos idénticos.